Asi’e’de’que, esto….no hay huracán.Verdá.

Esta mañana me desperté, y me di cuenta de que no había pasado ningún huracán por mi casa. Apenas tuve tiempo de reaccionar cuando entró mi mamá al cuarto y me dijo: “volvieron a degradarlo, y agarró para Honduras”. Por supuesto, lo primero que pensé fue, es un milagro.

Pero después se me quitó la modorra, y me di cuenta de que no había sido exactamente un milagro. Fue más como que “gracias a las montañas, y a que estos fenómenos pierden fuerza en tierra”.

Todo fue demasiado extraño. Avisan el miércoles al mediodía que una tormenta tropical se ha formado en el Pacífico, y que en la tarde iba a tocar tierra. Paso la tarde en la universidad, pensando en Arcas de Noé y en el río Torola. En clase, me dicen que lo esperaban a las 8 de la noche, y cuando llegué a la casa a las 8, me entero de que lo esperaban para las 10 de la noche. Y a las 10 dicen que en la madrugada. Me levanto ayer en la mañana, “lo esperamos para las once”. Y después para las dos de la tarde. Después para las seis de la tarde, y después a las diez de la noche, otra vez. Me dormí, y me perdí la cadena del presidente diciendo que el peligro había pasado, falsa alarma.

Bueno. POR LA GRAN PUTA.

Entonces hoy en la mañana leo los diarios. Ningún muerto, gracias a Dios, pero los de siempre, quedaron jodidos. Más jodidos de lo que ya viven.

La pobre gente se gastó todo su salario en los supermercados, pero espero que algunos ultrarreligiosos hayan aprendido a no morir diez veces antes de meterse en problemas. Como la señora en el súper peleándose por velas, diciendo que ya venían Los Últimos Días. Ahuevo.

Ahora ya sabemos que se pueden formar más de estas cosas en el Pacífico, y hey, sorpresa, las autoridades no están preparadas. Nunca lo están. Yo no sé qué tan informados estaban del desarrollo de Adrián, si lo que hicieron fue un show mediático para alarmar a la población, y que lo sobredimensionaron, como dicen en algunos lados. No sé. Les doy el beneficio de la duda, porque también estas carajadas son medio impredecibles.

Aunque en las noticias estaba viendo todas algunas comunidades evacuadas (¿en Sonsonate?), y cómo los del Ejército habían preparado un campo con tiendas de campaña para tenerlos. ¿Por qué tiendas de campaña, si era un huracán? Aún si era tormenta tropical. ¿Ya sabían que no era grave el problema, o eran tan pobres que no podían tenerlos en condiciones menos vulnerables que una tiendita de lona?

En fin. Por muy rápido que hayan reaccionado, todo es hecho a lo loco, cuando el peligro es inminente, hasta que ya se está nublando el cielo, etc. “Llévenlos a las escuelas públicas (de pésima infraestructura) y a ver qué conseguimos, y cómo nos ayudan los países amigos”, aunque la ayuda siempre termina desapareciendo misteriosamente. Eso no está bien. Cada año es lo mismo, hay crisis en estos meses y siempre les agarra como si fuera la primera vez. Siempre hay comunidades de alto riesgo, y si no los jode un huracán, igual los jode una lluvia nocturna.

Con Adrián fue la primera vez. Pero si pasó una vez, puede pasar 10 veces más.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desastres poco naturales, Jue!. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Asi’e’de’que, esto….no hay huracán.Verdá.

  1. ojala se acabe esta temporada de huracanes y no vuelvan mas y le pido adios que se disuelvan antes de llegar al pacifico y al caribe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s