Estas son las cosas que no se deben aprender…(sobre las maras)

Resulta, decía ayer un mi projesor (casi todo esto, parafraseando, lo dijo él), que en ciencia, hay tres preguntas esenciales:

La pregunta ontológica, el conocimiento de la realidad y el individuo.
La pregunta epistemológica, la naturaleza del conocimiento obtenido.
La pregunta metodológica, la naturaleza del procedimiento.

Y ponía de ejemplo la situación de las maras.

El punto de vista ontológico
Se reduce a un biologismo o psicologismo: el problema es el individuo. Tiene una psicopatología, por lo tanto, es un enfermo mental. Ó, como decía la PNC, la violencia ya viene en los genes del salvadoreño, desde la colonia (pppffff).
LA VERDAD es que no hay oportunidades para los jóvenes, y el sistema ha abandonado completamente a muchos sectores de la población. “Pobreza” es piropo.

El punto de vista epistemológico
Si hay psicopatología (como asumía un pésimo estudio de la universidad Tecnológica), el individuo es violento, asesino, no rehabilitable. Y las estadísticas [muy manipulables] lo confirman.
LA VERDAD es que la mara suple necesidades afectivas que el mismo sistema ha hecho, indirectamente, que se le niegue a la persona. No es que “ya no hay valores”. Sí hay valores, el Viejo Lín tiene una capacidad de liderazgo que por la gran puta; además de su enorme capacidad de organización, y su gran creatividad (algunos de sus graffittis y tatuajes son muy buenos).

El punto de vista metodológico
Cómo no se puede hacer nada para evitarlo, porque viene en los genes, hay que perseguirlos y encarcelarlos hasta que se pudran. “Mano Dura”. “Puño de hierro”.
LA VERDAD es que se puede prevenir. Lo que pasa es que se requiere años para que los resultados se vean, y al gobierno evidentemente no le gusta esperar; creen que prevención es hacer escuelas de fútbol. Claro que el daño ya hecho hay que castigarlo, pero si hubiera políticas menos “istas” (biologistas, psicologistas, sociologistas), habría más concentración de fuerza en la prevención que en el castigo.

Honduras, Guatemala y El Salvador tienen problemas de maras.
En El Salvador hubo conflicto armado, y se supone que por eso que hay maras ahora. Pero en Nicaragua también hubo guerra, y ese país no tiene ese problema.
¿Por qué? ¡¿Por qué, Dios?! (<– sarcasmo)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Frases, Psicología. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s