Impulsos primitivos de agresión.

Hay cosas que odio de este país, al punto de querer fabricar bombas Molotov (no, no es una maldita amenaza, es un deseo reprimido que, para bien o para mal, seguirá siendo reprimido).

Esperaba que los periódicos lo dijeran, aunque era obvio que no lo iban a hacer. Resulta que hay una crisis penitenciaria, ¿sí? y los diputados se burlaron de los familiares de los reclusos. No me acuerdo qué dijeron, pero me acuerdo haber visto en cámara a Rodolfo Parker (con el poco respeto que no se merece, se parece a Tiroloco McGraw, el caballo de Hanna-Barbera). Dijo algo sobre los familiares, y muchos de los diputaditos estallaron en risas que valen $35 mil dólares anuales. Los familiares (todas mujeres, si no me equivoco) estaban al fondo del salón. Tuve ganas de desfigurar a golpes los rostros de algunos diputados. Pero bueno, eso no es nuevo.

Cambiando de tema, hoy vine a encontrarme con esta noticia, sobre maltrato animal. Son muy sensible en estas carambadas, y no tuve el corazón para leer la noticia completa. La gente que hace eso me da asco, y por un momento pensé en vender un riñón y con el dinero comprar todos esos animales y llevarlos al zoológico (ese es otro lugar de mierda, pero por lo menos ahí importan un poco más). Pero qué putas, siempre consiguen más animales. Hay una frase, no me acuerdo exactamente cómo va ni quien la dijo, pero decía algo como “el verdadero valor de una nación se mide por el trato que da a sus animales”. Ya sabía yo que no estábamos bien.

Es así como llegué a la conclusión de que lo mejor era atacar al dueño de ese mini zoológico de torturas, y deshacerle los testículos a martillazos. Es un país violento, este país. Y cómo decía don Altamirano en su editorial de hoy, una cosa son las armas en manos de burgueses y gente de trabajo, y otra las que están en poder de compañeros revolucionarios necesitados de “financiamiento”. Ya’stuvo que me etiqueraron de “compañera”. No, mire, yo no quiero financiamiento. Yo quería que esos pendejos dejen en paz a los miserables animales. Bastante tienen con que les quiten los bosques para construir hoteles de cinco estrellas. Fin.

PERO, en todo este desastre, se halla una buena noticia: viene Robin Williams (¡YUPI!). Tal vez, ojalá, me lo encuentro por ahí, él me cae bien. He tenido la intención de hacer en este blog la lista de todas las celebridades con las que me he encontrado, y algún día lo voy a hacer. Debería empezar a pedir autógrafos, sólo por deporte.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todos los días, Frases, Grinpis, Jue!, Periódicos y noticieros, Política, Psicología. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s