Grinpis, Jue!

El circo se fue, pero no desapareció.

Todas las noches, cuando regresaba de la universidad, veía la carpa del circo, aparentando ser alguna festividad rodante, con todas esas luces.

Pasaba a la par del terreno donde se había instalado (el parqueo de la Feria Internacional), y veía a los animales, amarrados. Estaban parados. No estaban viviendo, estaban sólo parados. Me abatía verlos ahí todas las noches. Especialmente a los elefantes.

Me daba cólera, y quería entrar y matar a golpes al dueño del circo. Qué patología esa la de esclavizar animales, y enseñarles trucos inútiles a base de torturas . Tenerlos parados en el mismo lugar todos los días, encadenados. Y sólo moverlos cuando toca ir a entretener al público al ritmo del látigo.

Los circos con animales me dan un asco enorme.

Hace dos días que el circo se fue, y ya no me mortifican esas imágenes.
El parqueo está ahora vacío, sin los esclavos. Pero eso no resuelve nada.

Anuncios