RSS

Archivo de la categoría: Desastres poco naturales

Los terremotos y nosotros.

Pasó el terremoto de este martes 1° de abril, en la zona norte de Chile, y se me fue todo. Vivo muy lejos de ahí, es casi como otro país. Tampoco vivo en una ciudad costera por lo que no tenía que preocuparme de la alerta de tsunami. Me sentí un delicado trébol de cuatro hojas con todos los mensajes que recibía de familia y amigos preguntándome si estaba bien.

Pero se me fue todo por un rato. Primero por angustia vicaria; los movimientos de tierra me parecen fascinantes pero sus implicaciones materiales y sociales son devastadoras. Después el temor de que el tsunami llegara al pequeño El Salvador, a quien se le da tan mal la prevención en todo nivel. Luego estaba el hecho de que conozco a algunas personas de Arica, porque fui hace algunos meses y me recibieron con los brazos abiertos. Y por último, porque la noche del terremoto yo tenía que haber estado en Arica, por la misma razón por la que fui la primera vez. Pero unos días antes me pidieron que cambiara el pasaje de avión para la semana siguiente (y ahora tuve que cambiarlo otra vez, para más adelante). Por un momento me imaginé entre el caos de la gente evacuando hacia los cerros en medio de la noche, tratando de traer conmigo perros callejeros que me encontrara en el camino.

A pesar de todo esto, no me asombra que una semana antes saliera el Mago Yin y otros “prediciendo” el terremoto. Antes que él, había leído de científicos que decían lo mismo, y con mucha más disposición a explicar en qué basaban sus estimaciones. Recuérdole, lo único que se puede predecir es la probabilidad de que ocurra un evento.

Hablando de prevención, veía un noticiero que cubría el terremoto. Lo veía con envidia, en el momento en que un señor hablaba sobre cómo los edificios en Chile simplemente no pueden caerse: la norma lo establece así. No se caen durante el terremoto, aunque si quedan muy dañados deben demolerse después. Y pensaba en cómo tienen bien señalizadas las rutas de evacuación en caso de maremoto y de erupción volcánica, y pensaba “deme mil de esos para mi país”. Aquí le hablarán con vergüenza de los saqueos y las histerias acaparadoras que ocurren después del magno evento telúrico, pero, al menos comparativamente, tienen una preparación envidiable.

Por qué los chilenos no corremos cuando hay terremotos

[...] Eso hace que desde niños nos hagamos a la idea de que los temblores serán una constante en nuestras vidas. Es inevitable. Antes o después, el suelo se moverá bajo nuestros pies.

Yo digo, “¡Oiga, en El Salvador también!”.

Desde niños participamos regularmente en simulacros organizados en los colegios y aprendemos que mantener la calma y evacuar en orden es más seguro y eficaz.

Ahí sí le voy a quedar mal. Recuerdo uno o dos simulacros en el colegio, sobre todo después de los terremotos del 2001; teníamos que ponernos un cuaderno en la cabeza y salir en fila, los que estaban contra los ventanales salían primero. Pero en un temblor deadeveras un profesor salió corriendo del aula sin sus alumnos, y otra profesora se apresuró a cerrar la puerta con los estudiantes adentro. Aun más, pasé buena parte de un año escolar sentada bajo un pedazo de cielo falso que amenazaba con zafarse cuando ocurriera un grado 4 (mire, yo en mi clasemediez medio aburguesada fui a un colegio bastante bueno, que incluso tenía un área segura adonde evacuar, si lograban arrear a tanto puberto en crisis. Pero mal ahí con ese pedazo de cielo falso).

También sabemos que un gran número de edificaciones cumplen estrictas normas antisísmicas que hacen más difícil que se derrumben.

Por supuesto. En mi vida en el terruño sólo conocí un edificio antisísmico. Tuve la suerte de experimentar un temblor ahí y doy fe de que se mecía galán.

La orden de evacuar fue difundida por mensajes de texto a celulares y en Twitter, y reforzada por sirenas en barrios donde la gente practica regularmente simulacros de terremoto.

Pero el sistema tiene sus limitaciones: el gobierno todavía tiene que instalar sirenas de alarma de tsunami en Arica, dejando a las autoridades a gritar las órdenes por megáfono. Y menos del 15% de chilenos han descargado la aplicación de smartphone que alerta de órdenes de evacuación.

Nuevas evacuaciones en Chile tras fuerte réplica

Todavía es mejor que tener que ir a la playa a ver si el mar ha retrocedido.

 

Videntes calidá de exportación.

Hace unos días leí a un conocido chileno en tuiter, comentando con justa indignación que el Mago Yin había predicho terremotos en “el norte” (de Chile). Ve, díjeme a mí misma con candidez, aquí también tienen un Mago Yi…..¡Jue!

Aquí sus “predicciones“, y aquí un video de lo mismo. Era una cumbre de videntes. Trololololololol. Esta gente. Los videntes y especialmente quienes les dan cuerda.

Vienen grandes terremotos…Cómo, si ni El Salvador ni Chile ni la costa oeste de Estados Unidos son zonas sísmicas. Este cantante tiene muerte cerebral, está descerebrado…Por qué, Diosito, por qué. Malaysia Airlines…bitch, please, mejor pregúntele a ellos.

Si le gustan las incertidumbres disfrazadas de certezas, vuélquese a las ciencias. Dice el tío Richard Feynman: “lo único que puede ser predicho es la probabilidad de [que ocurran los] eventos”. La sismología trabaja con probabilidades, y la meteorología, y la psicología también (es discutible si es ciencia o no, pero quedémonos con la cumbia del Análisis Aplicado del Comportamiento, que quizás tampoco es pero con qué sabrosura lo aparenta); y a veces hasta la física.

Hablando de probabilidades, yo predigo que usted está a punto de terminar de leer esta entrada.

 

 

 

Consideraciones para navegar el Día Internacional de la Mujer sin fracasar.

“La mujer es la compañera del hombre”, empezaba un artículo, y dejé de leer. Sí leí el texto completo de otra imagen, donde se felicitaba a la mujer en función de su vínculo con otros: madre, hija, amiga, pareja…Les resulta imposible definirla como persona: es su estética (para regocijarse con ella) o su “superioridad moral” (*vomita*) o lo entregada que es ante el resto de la gente (para beneficiarse de ella). Las reacciones tan básicas al tema de este día no hacen más que justificar su existencia.

Si la gente se tomara el tiempo de averiguar qué implica el feminismo, comprendería que no es algo de lo que querrían distanciarse, aun con sus permanentes cuestionamientos, conflictos y contradicciones. Sí es igualdad, equidad, justicia, y también es el reconocimiento de diferencias sin que éstas impliquen jerarquía. Eso de superioridad moral, por ejemplo, es poner en un pedestal, y eso deshumaniza, a quien está en el pedestal y a quien se coloca a sí mismo como inferior. Es psicología social básica (o no tan básica, viva Zimbardo): la deshumanización de la víctima conlleva la del victimario. 

“Inferiorizarse”, además, no expía pecados. No resuelve ninguna de las injusticias que se han cometido antes ni aporta al futuro. Si quiere ser parte de lo que se conmemora este día, según su género, deje de felicitar y/o esperar ser felicitada; deje de usar el femenino como insulto, como algo de qué distanciarse, como algo de qué avergonzarse.  Dejé de pensar que lo femenino es una categoría concreta, igual que lo masculino; son categorías tan arbitrarias que uno vive deslizándose por el espectro entre ambas y no se da cuenta. Y, no obstante, uno sigue siendo persona.

¿Con qué cara se le acercaría usted a alguna de las mujeres en estas 15 fotos para decirles “felicidades por ser mujer”? Este día no es sobre “esencias”, es sobre acciones, es sobre mantener la cabeza a flote mientras se va contra la corriente porque seguir la corriente nos estaba ahogando.

…Nuestras enemigas tenían razón en decir (aunque no, según nuestro criterio, en deplorar) que nosotras procurábamos ensanchar las mentadas “cuatro paredes”. En el mundo occidental, de alguna u otra forma, ya sea porque trabaja o porque se dedica a la ciencia de “la canasta”, la mujer se va de la casa. Ahora bien, nosotras queríamos que la salida, tanto de la trabajadora como de la exenta de necesidades, sirviera para conectarlas con la sociedad y sus problemas.

Marta Vergara

Tomado de este libro (un gran regalo de cumpleaños).

En una nota muy personal, no dejo de sentirme afortunada por estar rodeada de personas (familia, cherada) que se alejan del “qué injusto que se le dedique sólo un día al año a la mujer”, que entienden de qué se trata este día. Que aprovechan este día para informarse más y mejor y que usan ese nuevo conocimiento el resto del año para abogar por la equidad y el respeto. A ustedes: gracias.

Después de todo, “niña” no era una descripción neutral, era una acusación [...] Pero rechazar la cultura femenina no me volvió más fuerte, me volvió más débil. Me dio menos opciones y finalmente me negó mi humanidad total…

[Las protagonistas] Ellie y Riley no son sólo conceptos o buenas intenciones. Son personas: niñas completamente realizadas, extravagantes, divertidas, peligrosas. Ellie no está aquí para nadie: para inspirar, excitar o motivar a nadie. Ellie está aquí porque es ella misma y, por una vez, esa es razón suficiente.

Los personajes femeninos con frecuencia se tratan como satélites, objetos hechos por el hombre para orbitar a los protagonistas masculinos tan frecuente y uniformemente que usted pensaría que este arreglo está escrito en el código fuente del universo.

El videojuego que finalmente me hizo sentir como ser humano.

 

Sexismo y erecciones en segunda vuelta (bonus track: La Cumbia del Morenazi).

“We must not forget…the General Erection”
John Lennon

El diputado en cuestión no me simpatiza, por decirlo de manera amable. Pero me simpatiza menos la lógica de macho que subyace a llamarlo mujer. De paso, a’pues gracias que tiene en tan alta estima a “las féminas”.

ws

He aquí al ilustre alcalde de una de las ciudades más importantes de El Salvador, convocando a erecciones.

dontony

Aparte de revestir en estereotipia femenina a los candidatos (coquetas, “ofrecidas”, ¿tengo que explicarlo?), la forma de escribir de quienes hacen estas cosas es otro dickslap.

Hay otra caricatura donde Sánchez Cerén y Quijano le llevan serenata a Tony Saca. Mire, sí me pareció chistoso, y no falto de verdad porque así se rebuscan para la segunda vuelta…pero qué ondas con llevarse de encuentro a un género una y otra vez (pero no siempre). Mala costumbre la de mucha gente, de feminizar a los candidatos que se quedaron en primera vuelta para transmitir que se andan “ofreciendo” o que están esperando a que otro partido político los conquiste (hablando de falta de agencia, se insiste tanto en la pasividad femenina que se llega a decir que una botella de cerveza le hizo el amor a una mujer. Usted sabrá que la explicación correcta es que la mujer se masturbó con la botella. Que tampoco es algo de lo que yo me enorgullecería de presentar como noticia en mi periódico, pero dado que alguien tuvo el criterio para hacerlo, que sirva de mal ejemplo).

Bonus track: “ay, nooooo, qué indios“, frase que constituye la intro a La Cumbia del Morenazi. ¡Qué vergüenza que los gobernantes salvadoreños se vean como salvadoreños! ¡Susanitas del mundo, uníos!

Esta pareja

Me reconfortan algunos de los comentarios, nomás porque llevan la contraria a la aberración cognitiva que es esta imagen y su texto. Cierto es que el caballero requiere con urgencia una pulida en el módulo mental que aloja ideas como el de “chambrerío de viejas”; otra cosa es que haya gente que despliegue sin pudor su racismo/Altamiranismo y alucine que con ello está dando un argumento digno de aplauso. Tangentes: (1) ¿El “ya que” es muletilla en el discurso jalvadoreño? Así, en general, pregunto ya que tengo esa impresión. (2) El cargo de Primera Dama es un chiste. Esto se vuelve más notable cuando se habla de “Primer Damo”.

 

“Suele pasar” y suele no pasar.

I. Cosas que pensé cuando vi la imagen:

1. Schadenfreude: “el sentimiento de alegría creado por el sufrimiento o la infelicidad del otro”. Sobre todo si el otro son “zorras” que la han “pasado bien” y que ahora en castigo por haberse divertido (?) son mamás (??). ¡Esa chera andaba en Kairo’s Discotheque, que la castiguen con el látigo de la maternidad!

2. ¿Cómo iré a pagar yo aquellas noches que pasé en el Café de don Pedro, gozando al ver a la maitrada dejar su adultez media en la pista de baile? Yo no movía el esqueleto con ellos pero es bien sabido que el Café de don Peter junto con la Pizza Nova son chupaderos con ambiente familiar. Espero esos sean méritos suficientes para que me endosen no sólo un tierno sino también guantes amarillos de goma.

3. Este país, tan falto de memoria histórica, se olvida de aquel video de la Raza Band que es todo lágrimas. Hay gente que, contrario a lo que me quiere hacer creer la imagen, no tiene el gustazo antes del trancazo. Ni antes ni después. Ni…nunca *le besa la mano al respetable lector y se aleja corriendo por la acera*.

4. ¡¿Dónde está mi jacuzzi?! Llevo más de 20 años en la posición de la jovencita del cuadro inferior izquierdo y ni siquiera gano lo suficiente para pagar un lugar que tenga una bañera en la que yo quepa. Loor a quien loor merece: el quehacer academicoso me ha hecho viajar. Pero se me acaba el viático y mi vida cotidiana se parece más a la de la mujer cargando a la criatura: los platos sucios se amontonan y me atraganto con pelos de gato. No me molesta ser del proletariado, ni que el lema de mi profesión sea “jugamos como nunca y perdimos como siempre”. Que no lo engañe esta imagen tan prometedora: el jacuzzi nunca llega para la mayoría de los ñoños. Por mí no hay problema, no necesito un jacuzzi. Un perro estaría bien, extraño tener perro que me ladre.

5. A la gente, incluyendo súper héroes, le gusta la narrativa de mujer alocada-mala/mujer aplicada-buena. Dejemos de lado que usted y yo diremos “yo conozco un caso…” que calza con una e incluso con las dos secuencias; sí, cherada, todos “conocemos un caso” de lo que sea. El asunto es que la sociedad insiste hasta la histeria en que hay algo inherentemente malo en la mujer de la imagen superior izquierda y ojalá que sufra consecuencias por tanta maldad. Esa consecuencia suele ser la maternidad…y después de mostrarla como castigo y motivo de vergüenza quieren que una tenga ganas y prisa por impregnarse. Que le vaya bien. Esta narrativa mujer buena/mujer mala, además, es la mejor oportunidad para sacar el Esopo que llevamos dentro y declamar a viva voz la creencia en el Mundo Justo.

II. TL;DR: mi cara cuando vi la imagen:

 
 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 38 seguidores