RSS

Archivo del Autor: Ligia

Acusado rico, acusado pobre.

Robert H. Richards IV, heredero de la fortuna de du Pont, fue declarado culpable de abusar sexualmente de su propio hijo. Justificando su decisión de poner a Richards en libertad condicional, el juez señaló que el adinerado acusado “no estaría bien en la cárcel.” Unos meses antes, un adolescente pudiente de Texas fue condenado por matar a cuatro personas mientras conducía ebrio, y también fue sentenciado a libertad condicional en lugar de prisión. Su abogado utilizó con éxito la defensa “afluenza“, argumentando que su cliente no era plenamente responsable de sus actos debido a su educación privilegiada. Mientras que las amonestaciones menores que recibieron estos acusados ricos provocaron la indignación pública, la mayoría de los estadounidenses son impasibles ante el hecho de que los acusados pobres soportan de manera desproporcionada el peso de las sanciones penales.
[…] Nuestra capacidad de mantener múltiples puntos de vista acerca del sistema jurídico explica por qué podemos llegar a indignarnos sobre las decisiones específicas de sentencias basadas en la clase [social del acusado], sin dejar de sentirnos complacidos por la discriminación sistemática contra los acusados pobres y pertenecientes a minorías.

Acusado rico, acusado pobre

Hospitales privados, arresto domiciliar (concedido, como un deseo)…Gracias a esa capacidad de disociación, los castigos para los criminales pudientes terminan siendo recompensas, o cuando menos, tremendos premios de consolación.

 

“Feminista hasta que se casa”.

IMG_0411

No funcionó. Ya cambié mi estado civil y sigo pensando que la mujer es persona.

Mi concepción del matrimonio, en dos minutos:

 

 
2 comentarios

Publicado por en noviembre 18, 2014 en Frases, Imágenes, Jue!, Música

 

Psicología social y violencia política: 25 aniversario de los mártires.

Hoy fue un buen día para hablar de psicología social y violencia política en clase. El capítulo que leímos iniciaba con casos emblemáticos, entre ellos el golpe de estado a Allende en 1973 y el asesinato de los jesuitas en 1989. Mis estudiantes hablaron de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, del conflicto entre el gobierno chileno y el pueblo mapuche, del atentado a las Torres Gemelas, del Ejército Zapatista. Les conté de la masacre de El Mozote y tantas otras, que en El Salvador hoy se conmemoraba la Ofensiva Final, que pronto se conmemoraría el asesinato de Ignacio Martín-Baró y sus colegas y colaboradoras, y que asesinar a un pandillero es igual de ilegal que matar a una persona que no es de pandillas, pero que hacerlo sería totalmente legítimo a los ojos de la opinión pública. Tipología de la violencia política, página 280.

(Ni hablar de la construcción del discurso. Un simple dato permite extender el análisis una barbaridad: “la normal rural de Ayotzinapa es considerada como un auténtico semillero de guerrilleros).

Hace algunas semanas recibí este correo:

Fecha: 24 de octubre de 2014, 14:32

Asunto: Invitación enviar video para espacio conmemorativo 25 años del asesinato de Ignacio Martín Baró

Estimados/as,

Junto con saludar, quiero extenderles la siguiente invitación.

Este año conmemoramos 25 años del asesinato de los jesuitas de la UCA en El Salvador. En este marco, realizaremos una conmemoración en la IX Cátedra Internacional Ignacio Martín Baró, que realizaremos el jueves 13 de noviembre en la Universidad Alberto Hurtado.

La invitación es a ser parte de un audiovisual, enviando un video de máximo 1 minuto donde puedan señalar

a) Cómo el legado de la Psicología propuesta por Ignacio Martín Baró ha contribuido en su forma de hacer psicología.
b) quienes conocieron directamente a Ignacio, qué podrían rescatar de su persona.

Con este material haremos un audiovisual que presentaremos los días previos a la Cátedra en la UAH y durante distintos momentos en la Cátedra misma. Asimismo, lo difundiremos en distintas redes.

Agradeceré a quienes se animen a sumarse o puedan sugerir a otros colegas a ser parte de esta iniciativa, me puedan escribir para señalarles con más detalle cómo enviar el video.

En Psicoloquio hay algunas cosas sobre el legado de Martín-Baró. Recientemente, a partir de las teorías suyas y otros colegas latinoamericanos, se hizo un estudio de cómo el trauma psicosocial (ese desamueblamiento de la cabeza que tenemos nosotros, el pueblo salvadoreño) se transmite de una generación a otra. Por no hablar las cosas, por no llamarlas por su nombre…por ser, como dice LaVirginia, los hijos del silencio. No por gusto hablaba mi tío Freud de “la cura del habla”. Por cierto, agradézcole a mi chera en cuestión por póster(s) recibido(s), que aportarán a la conmemoración en una pequeña esquina del sur de Chile.

1505602_874631249213850_4332294832407827085_n

Se habla de lo doloroso para explicarlo, resignificarlo, llegar a tener al menos el mínimo control sobre lo ocurrido. Y al levantar la voz, se tiene el beneficio adicional de incomodar a quien insiste en que todo está sanado mientras se le pudre la herida bajo la gasa. De esas personas se diría, desde la psicología (social y clínica), que urge que entren en crisis.

***
Vea también: Caso Jesuitas.

 

Algo bastante involuntario.

“Creo que la polarización joven/viejo y la polarización masculino/femenino son quizá los dos estereotipos principales que limitan a la gente. Los valores asociados con la juventud y la masculinidad son considerados como normas humanas, y cualquier otra cosa pasa a ser menos válida o inferior. Los viejos se sienten terriblemente inferiores. Están avergonzados de ser viejos.

[…]

Hablando de estereotipos sexuales: la otra noche viví una situación con David [su hijo]; fuimos a la Universidad de Vincennes, donde me habían invitado a asistir a un seminario, y después del seminario David, yo y otras cuatro personas fuimos a tomar café, y resultó que las cuatro personas del seminario eran mujeres. Nos sentamos a la mesa, y una de las mujeres le dijo a David en francés: ‘¡Pobre de usted, sentado a una mesa con cinco mujeres!’. Y todo el mundo se rió. Y yo les dije a las mujeres, que eran todas profesoras en Vincennes: ”¿Se dan cuenta de lo que están diciendo, de la baja opinión que tienen de ustedes mismas?’. Quiero decir: ¿se imagina usted una situación en la que una mujer estuviera sentada con cinco hombres y uno de los hombres dijera: ‘¡Pobre de usted, sentada con cinco hombres, sin otra mujer que le haga compañía!’. La mujer se sentiría honrada.

Me pregunto qué habrá pensado David. 

De habérselo preguntado, estoy segura de que se habría limitado a decir: “¿Y qué tiene de nuevo?” [risas]. Pero sé que estaba muy impresionado por la baja autoestima y misoginia de esas mujeres. Y no olvides que eran mujeres profesionales, que probablemente se hubieran definido como feministas. Y sin embargo expresaban algo bastante involuntario.

Susan Sontag. La entrevista completa de Rolling Stone.
Jonathan Cott.

 

 

 
1 comentario

Publicado por en noviembre 8, 2014 en Artículos y lecturas, Frases, Personitas

 

No fuimos a las mismas clases de psicología.

Doctor, vea sus primeras declaraciones en televisión y analice su lenguaje no verbal que, de acuerdo con especialistas internacionales de psicología social es uno de los factores determinantes para saber si una persona proyecta poder o debilidad y si será capaz de afrontar los retos que asume hacia los demás.

[Fuente (de LOLs)]

Adiós, Zimbardo, Kahneman y Lyubomirsky. Hay un nuevo horizonte para mí:

DSC00165

 

Una nube negra.

Este día, hace algunos años, una nube negra se estacionó sobre mi cabeza. Comenzó a llover sobre mí. Traté de ignorar esto por un tiempo pues nadie a mi alrededor parecía notarlo. No es gran cosa. Se irá por su cuenta, me decía, se irá por su cuenta tal y como llegó. Todo volverá a la normalidad pronto.

Al contrario, vino el frío y el desamparo. La incertidumbre de si esta nube me dejaría en paz. Traté de espantarla con mis manos, con mis gritos, con el palo de la escoba. Ese esfuerzo cada vez más frenético me consumía la energía durante el día y no me dejaba dormir por la noche. Comencé a llorar por las madrugadas y a fingir dignidad sepulcral apenas salía el sol.

Vino también el aturdimiento, un estado permanente de alerta, de confusión, vino la indecisión entre pelear y huir sabiendo que ninguna de las dos opciones tendría efecto alguno. Ya no sabía si estaba empapada o fracturada, si estaba llorando o sangrando. En los primeros meses con la nube encima se me rompió una vena en el ojo; murió un nervio dentro de mi boca, y su cadáver emitía gases que chocaban contra las paredes internas de mi cara y provocaban un suplicio indescriptible en una de sus mitades; y me dolió el corazón, me dolió como si estuviera envuelto en un cruel apretón de manos. El cardiólogo concluyó que eran sólo los cartílagos de mis costillas que estaban inflamados.

Unas polillas roían permanentemente mi estómago que hacía las veces de un abrigo viejo. Cada mañana al despertarme debía quitarme 25 ladrillos que tenía sobre mi cuerpo para poder salir de la cama. A veces me quedaba encerrada en mi cuarto viendo la lluvia formar charcos a mis pies; ocasionalmente me deslizaba por no pisar con cuidado. Otras veces salía de mi cuarto con mi nube como un globo lleno de helio amarrado a mi muñeca, y me perdía entre muchedumbres, entre desconocidos que se volvían amigos de por vida y amigos que sólo vi una o dos veces en toda mi existencia.

Así como tengo brazos,  decía John Lennon, así tengo a Yoko. Así finalmente di con el problema bajo la lluvia: uno de mis miembros me dolía. Me dolía como si estuviese inflamado, roto, en carne viva, y no podía detener el dolor porque ese miembro ya no existía. Mis ojos buscaban la fuente del dolor y se encontraban con que en ese espacio no había nada. No supe cuándo dejó de existir, cómo se me escapó de mis manos. Y sólo dos años más tarde a eso le puse nombre. Esto sí tenía nombre y era un diagnóstico. Un premio de consolación, la confirmación de que me había ganado el título de perdedora.

La lluvia eventualmente se detuvo pero la nube se quedó conmigo.por años. Ahora me seguía en silencio, sin el siseo de sus gotas sobre mi pelo, mis brazos, mi espalda. Temía que me rompiera la espalda, esa llovizna. Y la nube fue cambiando de negra a gris, de gris a blanca, y finalmente se fue. No me di cuenta cuando desapareció. A veces recuerdo cómo se siente su presencia, o debería decir, siento su presencia. Giro mi vista hacia arriba y respiro aliviada al ver que, en efecto, está ahí. No me lo estoy imaginando.

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 18, 2014 en Jue!

 

No se apegue a las prioridades del público por convivir.

Via It’s Ok To Be Smart:

El problema real con la gente que protesta todo el tiempo por Plutón es que representa las prioridades del público: preservar las tradiciones en lugar de aceptar hechos. La búsqueda de la ciencia se relaciona con construir un catálogo sustentable de verdades, y no hay ventajas en alterar las verdades para calmar la nostalgia.

Y se podría decir lo mismo sobre otras cosas que no son Plutón.

Hablando de prioridades del público, ¡feliz día de la salud mental, y a la psicología y sus profesionales en El Salvador! Los blogs socios se engalanan para la ocasión: aquí hay una entrada sobre los 50 años de la profesión en El Salvador, escrito por la primera psicóloga graduada en el país (felizmente, mi señora madre), y…pues, yo nomás hice una caricaturita. En mi defensa, efectivamente a partir de este mes asisto en investigación a tiempo completo. Si lo dibujás, vendrá, decían en mi pueblo. ¡Horchata para todos!

 
 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 45 seguidores